Como funciona Vegan Milker

Antes de comprar Vegan Milker asegúrate de haber leído atentamente los siguientes puntos:

Funcionamiento de Vegan Milker en 6 sencillos pasos:

Vegan Milker funcionamiento

1. Cómo usar el mortero

Una vez has triturado las semillas con la BATIDORA DE MANO , levantas el filtro por encima de la leche que reposa en el recipiente y MUY IMPORTANTE: no presiones directamente con el mortero o la pulpa saldrá por los lados como se muestra en el video.

Hay dos formas de presionar la pulpa:

Método 1– Introduce una espátula o cuchara, remueve hasta que veas la pulpa y entonces sí presionas con cuidado con el mortero.

Método 2– Introduce el mortero dejándolo caer varias veces hasta que veas la pulpa, y en ese momento, ya puedes presionar con el mortero hasta exprimir las últimas gotas.

Atención, en el caso de que hayas triturado las semillas en una LICUADORA o un ROBOT DE COCINA:

Primero vierte el líquido al filtro que está situado dentro del recipiente. Después puedes emplear cualquier método explicado en el caso de la batidora de mano.

2. Cómo limpiar tu Vegan Milker

Mira en este video grabado en tiempo real cómo limpiar el filtro en menos de 2 minutos. La leche de avena, lino, coco y otras semillas que puedan resultar más gelatinosas, las limpiaremos de la misma forma pero con agua caliente. También se puede limpiar en el lavavajillas siempre y cuando no supere los 70ºC de temperatura.

Si nuestro filtro tiene ya muchas batallas culinarias notaremos que la malla del borde se va oscureciendo. Normalmente adquiere un ligero tono entre marrón que parece óxido, pero no lo es porque la malla es de acero inoxidable de la mejor calidad (360L). Ocurre que en los bordes del filtro con el tiempo se acumulan restos de pulpa que van haciendo un pequeña capa de suciedad.

En este caso, se pone el filtro a remojo en agua templada con bicarbonato (1 litro de agua, 2 cucharadas de bicarbonato) y se limpia la malla frotándola con mucha delicadeza con un cepillo de dientes o mejor aún con un palillo fino de mesa. Atención, esto no es una práctica diaria, ya que solamente tendremos que hacerlo cuando nos percatemos de que la esquina de la malla comienza a acumular mucho residuo de pulpas.

Suscríbete a la newsletter

Pin It on Pinterest

Share This