Inicio / Trucos y consejos / Alimentación y derechos / Cacao solidario para nuestras leches vegetales

Cacao solidario para nuestras leches vegetales

Hacienda de cacao de Chuao, Venezuela. Foto de Fernando Carrizales

Hacienda de cacao de Chuao, Venezuela. Foto de Fernando Carrizales

Chocolatear” nuestras leches vegetales es uno de los trucos que muchas madres chufamixeras emplean para introducir a sus niños (sean intolerantes a la lactosa o al gluten, o no lo sean) en este saludable hábito.

Hace bien poco, participamos en una cata de chocolates venezolanos en la ciudad de Valencia. Se habló de la necesidad de adquirir cacao y chocolates de marcas que utilizan comercio justo como principio ético, ya que es conocida la explotación laboral que envuelve a este sector.

Con este hábito contribuimos a evitar cacao procedente de haciendas que emplean a niños y mujeres en condiciones lamentables de trabajo en regimen de semiesclavitud, y a no denigrar la dignidad del recolector, ni de las familias que viven del árbol cacaotero.

Hay tres variedades de cacao: criollo, trinitario y forastero. El criollo es el que se cultiva en Chuao y en el resto de Venezuela; el forastero proviene de África y el trinitario, es un cruce de los dos anteriores.

Foto: Virginia Contreras

A parte de estar bien rico, desde el punto de vista nutricional, el cacao es un alimento muy sano: contiene proteínas y más de 100 sustancias beneficiosas para el organismo como antioxidantes, neurotransmisores y estimulantes. Eso sí, debemos buscar etiquetas que eviten el excesivo uso de almidonantes que engordan la textura y le restan el sabor característico del cacao de calidad, así como saborizantes artificiales como la vainilla industrial en lugar de vainilla pura.

La muestra culminó con la cata del galardonado como mejor chocolate oscuro del mundo, 2013, conocido como Canoabo, con un 70% de cacao y elaborado en Venezuela.

Venezuela es el primer país del mundo en elaboración de chocolates provenientes de cacao criollo fino. Destaca especialmente el encantador pueblo de Chuao en el estado de Aragua.

Katti trabajando en la hacienda de chuao. Foto de Fernando Carrizales

Con cerca de 2.000 habitantes, Chuao huele, suda y emana cacao por cada uno de sus poros. El cacao es el medio de vida del 90% de las familias chuaoenses. Son principalmente las mujeres (pero también hombres como nuestro amigo Txentxo) las que hacen el trabajo de limpiar los “conucos”, de cosechar el cacao mientras cantan canciones ancestrales, de secarlo a la puerta de su iglesia, y de elaborar la panela.

Y todo en ecológico, aunque sin certificar, porque en los conucos familiares de Chuao no entra una gota de fertilizantes o fitosanitarios químicos, las matas de cacao crecen salvajes y orgullosas, como los propios chuaenses con su arraigada cultura popular.

En esta foto, tomada el año 2006, por nuestro compañero Andoni Monforte, conocido en Chuao como “el Antxoa”, a su madrina Nora y su padrino Txentxo, ambos socios-trabajadores de la cooperativa campesina del cacao de Chuao.

Las propias “mujeres del cacao de Chuao” son también las responsables y dueñas de la empresa campesina que gestiona todo el cacao de Chuao. Entre socias y socios de la misma se cosecha, se hacen los trabajos de secado, mantenimiento de las acequias, etc…

Tenemos el privilegio de contar hace muchos años con la amistad de Fernando Carrizales (chuaopescao.facebook) , un reconocido fotógrafo venezolano afincado en Chuau, que junto a su “pana” artista Angel Rizo, nos han cedido documentación al respecto.

En este breve video veréis cómo se seca el cacao, siempre con pochos en forma lunar, en la puerta de la iglesia del pueblo:

Aquí tienen la entrevista a Kati (mujer del cacao), y un día normal de trabajo en un “conuko”.

Aquí, las mujeres rumbeando y cantando en las fiestas patronales del pueblo, el 14 de febrero.

Imagen 1

Panela de cacao elaborada por las mujeres del Cacao de Chuao.¡Un regalo de la naturaleza!

Sea de Venezuela, o del país que sea, aseguraros por favor que el cacao que empleáis no procede de campos de comercio injusto. Millones de familias en Suramérica y África dependen de que con nuestro poder de compra digamos de una vez “BASTA!” a productos insolidarios que sólo benefician a pocas multinacionales.

Un fuerte abrazo a todos los panas y familias de Chuao, Nora, Txentxo, Tibisai, Erwin, Juan Velocidad y hermana, Mao, Félix, Orlando, Manzana, Priska, Chawa, JuanJosé, Juana, Malibú…nunca pierdan aquello que los hace grandes, su cacao, su pescao, sus diablos, su tambor, su cultura, y hasta su leche de burra !

Esta leche vegetal de arroz, cacao chuaense y merey va a su salud!!

  • Vegan Milker Classic

    35,90
  • Vegan Milker Soul
    NOVEDAD

    Vegan Milker Soul

    59,90

Suscríbete a la newsletter

Entradas relacionadas

La fuerza de lo pequeño

La fuerza de lo pequeño

Llevamos 60 años conviviendo con el modelo de agricultura industrial. El discurso que ha justificado su desarrollo ha estado siempre muy ligado a este supuesto objetivo: “Producir suficiente cantidad de alimentos para eliminar el hambre en el mundo”. Sin embargo, los...

Leche Vegetal “Natural” vs “Envasada” – Comparativa

Leche Vegetal “Natural” vs “Envasada” – Comparativa

Queremos compartir esto con todos, porque nos hemos dado cuenta de que hay mucha gente que piensa que las propiedades nutricionales de la leche envasada son las mismas que las de leche vegetal casera. Parece que un brick con pinceladas verde o marrones, con la palabra...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This